Siembra de magia

A modo de celebración de la vida,
se invita a quien lo desee a reinVentar,
en diferentes lugares del planeta,
un cuento,

«El pueblo mágico»,

con adaptaciones locales/personales/artesanales a gusto del artífice.

.

Las acciones se filmarán, se editarán y se inyectarán en la red.

Graba un vídeo donde recites, leas, representes, o interpretes con el lenguaje artístico que elijas, todo el cuento, una versión libre, una traducción o un fragmento.

Puedes colgar tu pieza donde prefieras y enviarnos el enlace a alterconsciens@riseup.net. Agradeceremos tu colaboración enlazándote con cariño en esta entrada.

¿Te animas a sembrar con nosotros en tu pueblo o ciudad, a la orilla de tu madriguera, desde tu casa o el trabajo, en la montaña, en el desierto, en la selva o en el mar?

Bienvenid@.

Esparciendo semillas de magia por el mundo…

Tictactictactictac…

.

Este cuento fue plantado por vez primera hace ya unos años en un pequeño pueblo de profundas raíces en la provincia de Segovia (España). Desde entonces, ha crecido y madurado, polinizando con la ayuda de laboriosas abejas otros muchos rincones. Algunas semillas han encontrado mentes fértiles en las que continúan enraizándose y brotando por doquier. En Medellín han florecido y llevan ya tiempo diseminando la simiente: desde allí parte la idea de esta iniciativa…

Gracias, HAZ.

Se buscan sembradores de magia allá donde te encuentres.

¿Te apuntas?

.

.

EL PUEBLO MÁGICO

Érase que se era un pueblo donde la era no era era sino que era un rincón mágico, cobijo de fieras, silencioso testigo de travesuras y fogosidad pasajera. Era primavera, o quizás no lo era, ladraban los grillos, las cigüeñas roncaban, bendita quimera, soñaban con ser princesas las liebres al abrigo de su madriguera. No era una noche cualquiera, ni siquiera era de noche, por vez primera el cielo se estrelló contra un coche en la carretera. Desde entonces, el firmamento es un broche, cementerio de estrellas, sólo recuperan nuestros ojos la luz de las muertas. Menudo derroche. La noche primaveral en que el cielo se estrelló no era de noche, ni primavera, qué más da lo que fuera, la realidad es el sueño que tú creas, febril fantoche, ten libertad para creer lo que quieras.

El pueblo en realidad no es un pueblo, tampoco una aldea, tan sólo un hilillo, raíz insondable de la telaraña energética del planeta, eslabón perdido donde la gran familia humana en el cariño se completa. Línea de fuga, idilio, lugar de encuentro, punto de referencia para el alma roída por la vorágine de nuestros designios. Érase una vez un pueblo. ¿O tal vez no lo era? Créalo, si quieres que sea. Créete después tu creación, creativo creador de tus creencias. Eres dios, ¿ya no te acuerdas?

A la era llegó un mago, a la hora en que los magos llegan, esa hora mágica en que las campanas dejan de palpitar, cuando el silencio taladra oídos sordos y la oscuridad ofusca a la ceguera. Sin varita ni chistera, su hechicería consistía en atreverse a soñar. Soñaba dormido, y también despierto. Soñaba castillos en parajes desiertos, dibujando sonrisas en rostros de niños hambrientos que mendigan limosnas de fantasía en el país de los serios. Y soñó, y soñó, y ensoñó, y entre sueños engendró una población de setas, y un pinar, y un reguero donde las ranas jugaban a saltar hasta el cielo. Y del cielo cayó una iglesia, llovió un tractor y crecieron cebaderos, y a su lado los duendes instalaron sus fueros, y una plaza en el centro, y jardines, y huertos, donde si riegas florecen chiquillos, que se hacen adultos y llegan a viejos, para poderse ver reflejados en las fechorías cándidas de sus nietos. El ciclo de la vida, siempre completo, lo escriben las lagartijas sobre el cemento, huidizas criaturas amigas de los duendes y sus mil recovecos.

Bailan las ovejas si no vigila el pastor, balan las orquestas ritmos estivales en la vigilia del patrón, que abandona su trono en el cielo para pasear en procesión con su séquito de sonrisas y charanga, con sus damas de honor. Al caer la noche, esgrime la luna su sonrisa vertical. Y los rincones oscuros presencian secretos que solamente el mago sabe descifrar, pues vibra al ritmo de los árboles, longevos maestros que nos empujan a reconciliarnos con los latidos de mamá sideral. Es un cuento sin final, proceso orgánico de protagonistas y espectadores. Tras un telón de colores, eliges tu papel en el teatro de la vida. Seguir escribiendo el cuento, leer lo que escriben los demás, verdad y mentira, todo y nada al mismo tiempo, propulsados por el flujo que conduce al despertar.

Cuando la noche se estrelló, el mago se transformó en un árbol, de la familia de los genealógicos, del que cuelgan racimos de cabezas soñadoras. En otra realidad, lo llaman pueblo. Érase una vez una tribu de pequeños frutos de árbol que esparcían semillas de magia por el mundo. O puede que no.

Tictactictactictac…

¿Nos atrevemos a soñar?

.

.

.

.

.

Muchas gracias a tod@s.

Red Internacional de CuentacuentosRed Internacional de Cuentacuentos

¿Quieres recibir información de nuestras actividades?
Suscríbete a nuestra lista de correo:


Anuncios

4 pensamientos en “Siembra de magia

  1. Pingback: Idea peligrosa n.º 1 « “La Guerra final será entre el perro de Pavlov y el gato de Schrödinger"

  2. Pingback: Siembra de magia (1) « Alter Consciens

  3. Pingback: Siembra de magia (2) « Alter Consciens

  4. Pingback: Siembra de magia (3) | Alter Consciens

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s